DATA QUALITY® ISO22000 IFS BRC


Consultoría, Auditoría, e Implantación de sistemas y protocolos de Seguridad Alimentaria (ISO 22000, GLOBAL GAP, IFS, BRC)

¿Por qué un Sistema de Gestión de Calidad y Seguridad Alimentaria?

Muchas empresas solicitan certificaciones para establecer un orden interno, orientar su actividad hacia determinado objetivo y poder exportar. En el sector agropecuario y alimenticio vemos que estos factores son determinantes si queremos lograr introducir nuestro producto en los diferentes mercados. Las razones que nos llevan a implantar y posteriormente certificar un sistema de gestión basado en normas y protocolos de seguridad alimentaria se podrían resumir en cuatro factores:

  • Garantía de cumplimiento de la legislación, siendo que para la implantación de un sistema de gestión de seguridad alimentaria y su posterior certificación, es requisito indispensable la observancia de toda la normativa legal afectada en el desarrollo de nuestra actividad.
  • Por exigencia del cliente y mercados, bien porque queramos acceder a un mercado en el cual hay, como requisito, una norma determinada (BRC, IFS,…) o simplemente por garantizar que nuestro producto cumple con unos requisitos establecidos. Además no cabe olvidar que para el acceso a la participación en oferta pública, los sistemas de gestión son valorados positivamente por la administración.
  • Criterio de diferenciación con nuestros competidores, las certificaciones son una forma de ganar competitividad y de lograr reputación sobre todo para aquellos pequeños y medianos empresarios que no pueden ganar reputación a través de su propia marca por ejemplo
  • En último lugar y no por ello menos importante estaría la mejora para la organización de la propia empresa, que supone la implantación de procesos, acciones, objetivos, revisiones, etc., todo ello encaminado a lograr una satisfacción de un cliente cada vez más exigente en su hábitos de compra.

Normas aplicables Seguridad Alimentaria

Para la producción primaria, cada vez más agricultores y ganaderos aplican protocolos de calidad públicos y privados en su producción (GLOBAL G.A.P., Producción Integrada, Producción Ecológica...), y estas normativas incluyen apartados específicos de gestión de la seguridad alimentaria.

Ya en el sector industrial, el requisito legal es la implantación de un sistema de seguridad básico, el APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos).Este sistema de autocontrol es obligatorio para todas las empresas del sector alimentario, con el que se garantiza la seguridad de los alimentos a los consumidores, identificando y analizando todos los posibles peligros relacionados con la inocuidad de los alimentos, medidas de control, límites críticos, procedimientos y acciones correctivas a tomar en cada una de las etapas productivas de las empresas. Este sistema además de ser un requisito legal establecido suministra información para el propio autocontrol de la empresa.

Promovidos por las grandes cadenas de distribución, se han desarrollado diversos esquemas de certificación, que incluyen la gestión de la seguridad alimentaria, estos permiten verificar el cumplimiento de la legislación y ampliar los controles administrativos. Estos protocolos son herramientas voluntarias para gestionar la seguridad alimentaria y aportan una serie de ventajas entre las que destacan la diferenciación y valor añadido para acceder a mercados más selectivos, las más extendidas son:

  • BRC:

    La Norma está administrada por el British Retail Consortium (Asociación de Minoritas Británicos), una de las asociaciones comerciales principales en el Reino Unido, que licencia su uso a los Organismos de Certificación. Estos deben ser acreditados por el organismo nacional de acreditación y cumplir con los estrictos requisitos de BRC para la competencia del auditor, de informes y el rendimiento. Muchas de las empresas que exportan al Reino Unido deben de cumplir la Norma BRC para comenzar su actividad

    Tanto BRC como IFS son protocolos muy exigentes teniendo como principales elementos coincidentes entre otros, los siguientes:

    • La implantación de un sistema de gestión de la calidad completo (política y manual de seguridad, procedimientos, cuadro de gestión por procesos, etc.).
    • Contar con un APPCC (Análisis de peligros y puntos críticos).
    • Verificación de la adecuación de las instalaciones a nivel de vestuarios, producción, almacenes y exteriores.
    • Implantación de un sistema adecuado de mantenimiento correctivo y preventivo de instalaciones y equipos.
    • Implantación de unas buenas prácticas de manipulación e higiénicas.
    • Implantación de un sistema de trazabilidad, adecuado control de los procesos críticos en seguridad y calidad de producto, etc.

    Entre los objetivos de los protocolos IFS y BRC está cumplir las exigencias presentes y futuras de las grandes cadenas de distribución, establecer un sistema uniforme de evaluación de sus proveedores, dar transparencia a la cadena de aprovisionamientos y reducir gastos de control. Esto ha llevado a las empresas, que trabajan directa o indirectamente en el mercado internacional, a la necesidad de certificarse bajo varias normas para cumplir los requisitos específicos de cada cadena de distribución

  • IFS

    Promovido por la distribución alemana y aceptada por la francesa, italiana y holandesa han desarrollado un estándar de gestión de la calidad y seguridad de los alimentos para marcas propias: International Featured Standards (IFS), que define los requisitos para gestionar la seguridad de los alimentos y el nivel de calidad de los productores y elaboradores. Puede utilizarse en todas las etapas de fabricación que guarden relación con la producción, la elaboración y preparación de los alimentos y distribución. Además, afecta a los elaboradores y procesadores de productos alimentarios bajo marcas de minoristas o mayoristas.

    Tanto BRC como IFS son protocolos muy exigentes teniendo como principales elementos coincidentes entre otros, los siguientes:

    • La implantación de un sistema de gestión de la calidad completo (política y manual de seguridad, procedimientos, cuadro de gestión por procesos, etc.).
    • Contar con un APPCC (Análisis de peligros y puntos críticos).
    • Verificación de la adecuación de las instalaciones a nivel de vestuarios, producción, almacenes y exteriores.
    • Implantación de un sistema adecuado de mantenimiento correctivo y preventivo de instalaciones y equipos.
    • Implantación de unas buenas prácticas de manipulación e higiénicas.
    • Implantación de un sistema de trazabilidad, adecuado control de los procesos críticos en seguridad y calidad de producto, etc.

    Entre los objetivos de los protocolos IFS y BRC está cumplir las exigencias presentes y futuras de las grandes cadenas de distribución, establecer un sistema uniforme de evaluación de sus proveedores, dar transparencia a la cadena de aprovisionamientos y reducir gastos de control. Esto ha llevado a las empresas, que trabajan directa o indirectamente en el mercado internacional, a la necesidad de certificarse bajo varias normas para cumplir los requisitos específicos de cada cadena de distribución

  • ISO 22000

    La norma internacional especifica los requisitos que debe cumplir un sistema de gestión para asegurar la inocuidad de los alimentos a lo largo de toda la cadena alimentaria hasta el punto de venta como de consumo final. La norma ISO 22000 está dirigida a cualquier tipo de organización de la cadena alimentaria, con independencia de su tamaño y complejidad, que busca una gestión integrada y coherente de la inocuidad de los alimentos, más allá de los requisitos establecidos por la legislación.

pieweb
Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes

DataQuality consultora proteccion de datos

Data Quality® 2014
e-mail: comercial@dataquality-c.com
Teléfono: 968 93 21 83

Aviso Legal y Política de Privacidad // Política de Cookies

Premium Templates